web analytics

Fototerapia para Dermatitis Atópica

Fototerapia para Dermatitis Atópica

Categoría: Artículos

Por favor comparte el artículo

La fototerapia es el uso de ondas de luz como tratamiento. La Academia Estadounidense de Dermatología (American Academy of Dermatology) recomienda que la fototerapia se utilice para tratar la dermatitis atópica (DA) como terapia de segunda línea, lo que significa que sólo se utiliza después de que el tratamiento principal recomendado no ha funcionado para eliminarla.

En el tratamiento de la dermatitis atópica, el tratamiento primario es el uso de emolientes (humectantes), esteroides tópicos e inhibidores tópicos de calcineurina. La fototerapia también se puede utilizar como terapia de mantenimiento o junto con tratamientos tópicos para personas con DA crónica.

Formas de terapia de luz

fototerapia para dermatitis atopica

Varias formas de luz ultravioleta (UV) se utilizan en la fototerapia para la dermatitis atópica. La luz UV está en el espectro entre la luz visible y los rayos X con una longitud de onda entre 400 y 10 nanómetros.

No es visible al ojo humano debido a su longitud de onda más corta y frecuencia más alta de lo que el cerebro puede percibir como imágenes. También conocida como radiación UV, la luz UV está presente en la luz solar, así como en formas artificiales, como las utilizadas en fototerapia para DA.

La luz UVA está entre 320-400 nm y es la menos dañina. Con frecuencia se denomina «luz negra» y se utiliza para hacer que los objetos brillen en la oscuridad. Los rayos UVA pueden causar un oscurecimiento inmediato de la piel.

La luz UVB es de 280-320 nm y causa retraso en el bronceado de la piel y quemaduras solares con exposición prolongada. La luz UVB aumenta el riesgo de cáncer de piel y otros daños celulares.
Existen múltiples formas de terapia de luz que han demostrado ser beneficiosas para el tratamiento de la DA, incluyendo:

  • Luz natural del sol
  • UVB de banda estrecha (NB UVB), que utiliza longitudes de onda de 311-313 nm
  • Banda ancha UVB (BB-UVB), que utiliza longitudes de onda de 280-320 nm
  • Radiación UVA
  • Psoraleno tópico y sistémico más UVA (PUVA): el psoraleno es una sustancia que hace que la piel sea más sensible a la luz UVA.
  • UVA y UVB (también llamado UVAB)
  • Terapia Goeckerman, que combina alquitrán de hulla más UVB.

Ha habido ensayos limitados que comparan las diferentes formas de fototerapia entre sí, por lo que no existe una recomendación definitiva para una u otra forma. Sin embargo, la luz solar natural es probablemente menos efectiva que las fuentes de luz artificiales, que son más específicas.

La fototerapia UVA y la fototerapia UVB tienen mayores riesgos de efectos secundarios, y la UVAB tiene una disponibilidad limitada. La terapia de luz más comúnmente recomendada para las personas con DA es NB-UVB, debido a su bajo riesgo de efectos secundarios, efectividad y disponibilidad en la mayoría de las áreas.

Dosificación y frecuencia de la fototerapia

La frecuencia de las sesiones de fototerapia y la dosis de luz varían según el tipo de piel de cada paciente y el equipo de fototerapia utilizado. La fototerapia se puede utilizar de forma programada, intermitente o de forma más continua para la terapia de mantenimiento.

El monitoreo de la fototerapia por parte de un médico calificado es importante para proporcionar los beneficios de la fototerapia y minimizar los riesgos potenciales o efectos secundarios. Los médicos también pueden tener en cuenta los antecedentes de cáncer de piel de un paciente en particular y los medicamentos que pueden aumentar la sensibilidad de una persona a la luz.

La fototerapia se puede utilizar sola (como monoterapia) o en combinación con otros tratamientos, como emolientes y esteroides tópicos. El uso de la fototerapia puede disminuir la necesidad de esteroides tópicos e inmunomoduladores tópicos. Por lo general, no se recomienda el uso de inhibidores tópicos de calcineurina con fototerapia.

Efectos secundarios de la fototerapia para la dermatitis atópica

La incidencia de efectos secundarios experimentados con la fototerapia que es monitoreada por un médico es baja, sin embargo, los pacientes que consideran la fototerapia deben ser advertidos del potencial de los efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la fototerapia pueden incluir enrojecimiento local y sensibilidad, picazón, ardor, escozor y daño actínico, lo cual cambia la apariencia de la piel, causando manchas rojas fibrosas o visibles, vasos sanguíneos en forma de araña.

En raras ocasiones, la fototerapia puede causar efectos secundarios como cáncer de piel, melanoma, (particularmente con el uso de PUVA), manchas marrones en la piel (lentigos), erupción cutánea, inflamación de los folículos pilosos (foliculitis), separación de la uña del lecho ungueal (fotoonicólisis), una reactivación del virus del herpes simple (HSV) y una cantidad anormal de vello facial (hipertricosis facial).

La terapia con rayos UVA puede causar la formación de cataratas, y el agregado de psoraleno oral a la terapia con rayos UVA frecuentemente causa efectos secundarios como dolores de cabeza, náuseas y vómitos. El psoraleno oral también aumenta la sensibilidad de una persona a la luz, lo que puede afectar tanto a su piel como a sus ojos, durante varias horas después de su ingestión.

Por favor comparte el artículo